DIENTES DE SABLE. *Smilodon* El asesino profesional del Pleistoceno.

Actualizado: 30 de mar de 2020



Primera reconstrucción del impresionante SMILODON FATALIS, que me va sirviendo para familiarizarme con el aspecto general de éste increíble ser, previa a una posterior reconstrucción más profunda y detallada de todo su cuerpo.

El género Smilodon me resulta fascinante por varios motivos. Hoy voy a tratar del equilibrio del que disfrutaba éste gran depredador en concreto con respecto a sus dos parientes más cercanos, el más ligero y pequeño "Smilodon Gracilis", de entre los 100kgs en las hembras y 150 kgs de masa corporal en los machos, y el mayor de todos los felinos dientes de sable del mundo, procedente de América del Sur, el "Smilodon Populator", que se estima rondaba entre los 350kg las hembras y 470kg los machos. Más adelante trataremos un ránking de los felinos más grandes de todos los tiempos. El aquí representado "Smilodon Fatalis", cazador hiper especializado, era un gran gato que habitaba en toda América del norte. Notablemente separado tiempo atrás del actual género "Panthera", (Tigres, Leones, Jaguares y leopardos) , el aspecto de su faz, cráneo y cuerpo, difiere notablemente de los actuales grandes felinos. Lo corto de sus patas traseras con respecto a las delanteras, le daban a su columna vertebral una curiosamente pronunciada elevación desde la cortisima cola caudal que recuerda a la de los linces, hasta la cabeza, dándole una silueta perfilada que recordaría la de las hienas. Pero no nos dejemos engañar por éste detalle. Su cuerpo de gran felino, a diferencia de la actuales hienas, sin duda le conferiría un aspecto hiper musculado y de una gran potencia en todo el conjunto, capacitándolo perfectamente por su potencia y explosividad muscular para el salto o un corto aunque rápido sprint, aprovechando además éste "diseño" para favorecer la carga de su masa sobre la presa atrapada (como eran los bisontes, los grandes cérvidos y todo tipo de ungulados, caballos salvajes, mamuts, etc..), inmovilizarla con efectividad, y asestarla así el golpe final en la yugular con sus dos auténticos sables. La muerte por hemorragia masiva se adivina rápida de éste modo, minimizando el riesgo de dañar alguno de los sables en el lance, que podrían resultar frágiles a la torsión en una lucha de forcejeo, al contrario de los colmillos cónicos y relativamente cortos de los grandes felinos supervivientes de hoy día. Todo su cuerpo pues, y las especialisimas formas y proporciones de su cráneo, incluyendo por supuesto también los gigantescos caninos, estaban perfectamente diseñados para éste cometido. Éste espécimen, Smilodon Fatalis, se calcula rondaba entre los 180kg y los 300 kg de masa corporal también dependiendo del marcado diformismo sexual (que también se da en los actuales grandes felinos del género Panthera) pero con sus especialisimas características, forma y capacidades bien diferenciadas de éstos. Debió ser todo un espectáculo su sóla presencia, y no digamos ya el hecho de poder verle en acción.

Nuestros 'abuelos' Homo Sapiens se cruzarían con el sin duda por miles de años, ya que se calcúla que se extinguió hace 'sólo' del orden de los 12.000 años, más o menos coincidiendo con el fin de la última gran glaciación planetaria.

¡Además se cree que cazaban en grupo!

Increíble.

70 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El Pacto

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now